Trucos para cargar tu patinete eléctrico de la manera adecuada

A la hora de aprender a cargar tu patinete eléctrico, si cuentas con un modelo Zeeclo, partes con ventaja, ya que nuestros modelos poseen baterías de muy alta calidad (es una de las características que nos identifican).

Ahora bien, existen algunos consejos o trucos que puedes seguir para cargar de manera correcta tu patinete. También hablaremos de mitos (porque existen ¡y muchos!). Así que, ya sabes, si acabas de adquirir un patinete eléctrico y quieres cuidar y potenciar la vida útil de su batería, sigue leyendo.

En primer lugar, qué hay de cierto en esa afirmación popular que establece que la primera vez que se carga este o cualquier otro aparato eléctrico hay que hacerlo un mínimo de 8 horas… ¡FALSO! Las antiguas baterías sí necesitaban este margen para estabilizarse, pero hoy en día no tiene sentido, ya que la mayor parte de ellas viene con más de la mitad de carga por defecto.

Otra información falsa que se ha extendido de manera extraordinaria es la idea de que hay que esperar a que la batería se descargue por completo para volver a cargarla. No solo no es necesario esperar a que el indicador marque el 0%, sino que incluso podría llegar a dañar la batería a corto-medio plazo, ya que, a veces, cuando se agota, mueren algunas miniceldas interiores. Por lo tanto (nota mental): carga la batería de tu patinete tan pronto como puedas o llegues a tu destino. Sin obsesionarte, por supuesto. No pasa nada si se descarga algunas veces, pero no te recomendamos que se convierta en la tónica habitual.

Por otro lado, tampoco te aconsejamos que dejes el patinete descargado durante un largo periodo de tiempo. Aunque no lo uses, es mejor que lo cargues periódicamente para potenciar el buen rendimiento de la batería cuando lo vuelvas a necesitar.

Una cuestión que sí es cierta y que te recomendamos tener en cuenta es que si vas a dejar cargando un dispositivo eléctrico durante toda la noche es mejor que lo apagues previamente. Las baterías modernas cuentan con protección contra las sobrecargas, de tal forma que cuando alcanzan el 100% de carga se corta el paso de corriente. A partir de este momento, el dispositivo se irá descargando mínimamente aunque no esté en uso y, cuando llegue al 99%, se volverá a cargar, iniciando una carga en bucle que puede desgastar la batería a medio-largo plazo. No obstante, este problema no afectará a tu patinete eléctrico, que siempre estará apagado cuando lo cargues.

Por último, procura guardar el patinete en el lugar más fresco de la casa, evitando en la medida de lo posible la exposición a temperaturas superiores a 30 grados. ¡La batería te lo agradecerá cumpliendo a la perfección con su cometido y proporcionándote horas de pleno rendimiento y felicidad!

¡Nos vemos en el próximo post!


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados