Recomendaciones para un uso consciente (y legal) de tu vehículo de movilidad personal

Desde Zeeclo llevamos tiempo pidiendo una normativa que regule debidamente el papel de los vehículos de movilidad personal (VMP), entre los que destacan los patinetes eléctricos, en el ámbito urbano nacional. Cada vez son más los ciudadanos que eligen este tipo de dispositivos como opción preferente a la hora de realizar sus desplazamientos cotidianos y, por tanto, la necesidad de una regulación específica urge más que nunca.

Muy a nuestro pesar, esta normativa se está haciendo de rogar y, mientras tanto, la Dirección General de Tráfico, en conjunto con el Ministerio del Interior, ha hecho públicas una serie de recomendaciones que pretenden facilitar la coexistencia de los vehículos tradicionales, los VMP y los peatones en un marco lo más seguro posible. Veamos en qué consisten estos consejos…

Recomendaciones de la DGT para el uso de vehículos de movilidad personal (VMP)

Antes de nada, te remitimos a este otro post en el que especificábamos los diferentes tipos de VMP existentes en función de sus características para que puedas identificar el tuyo. Este primer paso es esencial, ya que los Ayuntamientos establecen limitaciones a la circulación según la tipología concreta a la que pertenece cada dispositivo.

Por otro lado, la DGT en este comunicado oficial recuerda que los VMP son vehículos en toda regla y, por tanto, salvo que la Autoridad Municipal los habilite de manera expresa, no pueden ser usados en los espacios reservados para los peatones. Efectivamente, esto implica, ante todo, las aceras.

No obstante, y este en gran medida es el origen de la polémica, según la legislación vigente, los VMP no se consideran vehículos a motor; entonces, qué son y por dónde se puede circular con ellos…

Textualmente, “los VMP podrán ubicarse físicamente en el ámbito de la calzada siempre que se trate de vías expresamente autorizadas por la autoridad local. La autoridad municipal, no obstante, podrá autorizar su circulación por aceras, zonas peatonales, parques o habilitar carriles especiales con las prohibiciones y limitaciones que considere (relativas a masa, velocidad y servicio al que se destinan) para garantizar la seguridad de los usuarios de la vía”.

Además, conviene saber que al no ser considerados vehículos de motor no requieren de una autorización administrativa para circular ni tampoco la contratación de un seguro, aunque este último se podrá valorar de manera voluntaria según los términos establecidos en la legislación general de seguros.

No obstante, se prevé que los VMP que superen los 250W tengan que ser matriculados para poder circular.

En último lugar, la DGT recuerda que los VMP y ciclos de más de dos ruedas destinados a realizar actividades económicas deberán obtener una autorización previa de la Autoridad Municipal que recoja el recorrido por el que podrán circular, así como el horario en el que hacerlo y cuantas limitaciones considere necesarias.

Uso consciente y legal de tu VMP

A pesar de estas recomendaciones generales, consultar la normativa específica de tu localidad resulta esencial si quieres realizar un uso consciente y legal de tu patinete eléctrico o cualquier VMP.

FYI: Zeeclo cumple con todas las certificaciones necesarias y ponemos la documentación al servicio de nuestros clientes para facilitar los trámites burocráticos en cada ayuntamiento.

En próximos posts, iremos revisando las normativas concretas de las principales capitales de provincia para que, independientemente de dónde vivas o viajes, puedas hacer el mejor uso de tu VMP.

¡Hasta pronto, #zeecloadicto!


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados